viernes, 5 de julio de 2013

La Imaginación de los Griegos (parte II)



Orión. Por Till Credner, AlltheSky.com

Cuando miremos al cielo una de esas noches en que los astros parecen brillar como diamantes (en nuestros tiempos para tener este tipo de visión hay que estar lejos de los sitios muy habitados), no solo estamos recreando nuestra vista y nuestro espíritu... ¡las estrellas y planetas nos están contando historias! Los mitos griegos en buena medida fueron trasladados al firmamento, allí están los dioses: Zeus el grande, el guerrero Ares, la hermosa Afrodita. También los semidioses, como Heracles, Perseo sosteniendo la cabeza de Medusa, el cazador Orión; animales míticos como Pegaso, la Hidra; princesas como Andrómeda. La Luna y por supuesto, el diurno Sol. 
 

Al parecer los fenicios transmitieron a los griegos el conocimiento astronómico que habían adquirido de los pueblos mesopotámicos. No olvidemos que los fenicios fueron hábiles navegantes, también los griegos, y un buen conocimiento del cielo siempre fue muy útil en la navegación. Así que además de un buen campo para colocar a sus deidades y héroes, también había una utilidad práctica para catalogar de algún modo los astros en general.